Estudiante de Athlon posando en la foto con su uniforme de patinaje
689 Views

En Colombia, se impulsa el deporte de alto rendimiento como el tenis, el golf, el fútbol, el patinaje y otras disciplinas, con un enfoque centrado en el liderazgo, la excelencia deportiva y académica, para el desarrollo integral de los niños.  

Practicar un deporte de alto rendimiento desde una temprana edad es fundamental para estimular el buen funcionamiento del sistema muscular, fortalecer los huesos y promover la motricidad de los niños y adolescentes.  

Esta pasión por el deporte es mucho más que un simple pasatiempo; es una forma de expresión que une a los colombianos, creando vínculos duraderos, compartiendo momentos de triunfo y para algunos una disciplina que les permite alcanzar sus objetivos personales. 

A continuación, veremos a detalle las cuatro disciplinas más practicadas en nuestra academia. 

Tal vez te interese leer: 5 recomendaciones para mejorar la respiración al correr. 

El tenis está entre la estrategia y la emoción 

Raqueta de tenis junto con pelota sostenida por una mano

El tenis es una excelente opción para que los niños inicien su actividad física, ya que abarca habilidades fundamentales para su desarrollo. Este deporte de alto rendimiento no solo fomenta el trabajo en equipo, sino también las habilidades sociales; además, de generar un espíritu deportivo, cultivando la autoconfianza de los pequeños. 

El golf te ayuda al desarrollo motriz 

Este deporte fomenta la precisión y la estrategia necesaria para ser un campeón en esta actividad tan exigente. En Athlon entrenamos a nuestros atletas para tener la postura adecuada, cultivar habilidades técnicas, tener una mentalidad competitiva, así como, los valores esenciales para alcanzar el éxito.  

El golf, más allá de ser un ejercicio de destreza física, es una herramienta poderosa para inculcar disciplina, paciencia y enfoque. Sin embargo, este deporte no solo busca perfeccionar habilidades, también ofrece un ambiente donde la diversión y la salud van de la mano. 

El fútbol como deporte de alto rendimiento es una pasión a nivel mundial

Niños jugando futbol en una cancha

Este es un deporte de alto rendimiento que requiere de una buena resistencia física para correr, saltar, girar y realizar movimientos rápidos, que contribuyen al desarrollo de la fuerza, resistencia y coordinación de los niños. 

Además, promueve la salud cardiovascular, fomentando una interacción social y de trabajo en equipo. El fútbol enseña a los niños a tener un buen desarrollo emocional, lidiando con la derrota o celebración del éxito de un partido. 

El patinaje es una danza sobre ruedas que conquista el mundo 

El patinaje, destaca por la disciplina ideal que necesitan los niños, no solo para promover el desarrollo físico, sino también en su práctica involucran un amplio grupo de músculos, como las pierdas, las caderas y la zona lumbar, para que tengan una mejoría en el equilibrio y en la coordinación motriz. En este deporte se quema hasta 1200 kcal por hora, contribuyendo al desarrollo de la fuerza y velocidad de los pequeños. 

Aunque el patinaje, no es un deporte olímpico, ha llevado a Colombia a destacar globalmente, en el Campeonato del Mundo de Patinaje de velocidad sobre patines en línea, siendo líderes mundiales con 24 medallas, superando a Estados Unidos con 20 reconocimientos, demostrando así la importancia y el éxito de esta disciplina que practican muchos profesionales desde pequeños. 

Te recomendamos leer: La actividad física se convierte en un aliado para disminuir la depresión y ansiedad. 

Estos y otros deportes son grandes íconos que representan para los niños la disciplina y perseverancia, siendo modelos saludables a seguir para que las nuevas generaciones puedan inspirarse.  

En Athlon, buscamos la excelencia en la educación y en el deporte para que los niños destaquen en diversas disciplinas, como patinaje, tenis, BMX, fútbol, voleibol, golf, natación y baloncesto. Nuestro objetivo va más allá del rendimiento deportivo; también buscamos desarrollar habilidades integrales como resistencia mental, buen estado de ánimo y valores sólidos para que los niños crezcan como individuos completos y seguros de sí mismos.