Niños del colegio Athlon en acondicionamiento físico
El pre entrenamiento que realiza tu pequeño puede determinar su éxito en cada competencia

El entrenamiento diario de los jóvenes deportistas es importante porque contribuye al desarrollo de diferentes habilidades que determinan su desempeño. Se trata de un proceso progresivo en el que la suma de los pequeños avances hacen la diferencia a largo plazo. 

Por eso, es importante que los niños y niñas se encuentren en excelentes condiciones para que participen activamente en esta preparación. Si tu pequeño quiere obtener los resultados esperados, debes asegúrate de que siga estas recomendaciones para que rinda al máximo en su entrenamiento:

Te recomendamos: Que el estrés no le reste emoción a tu mayor pasión

 1-Trabajar en su motivación

Es vital que los niños y niñas desde su corta edad aprendan a respetarse a sí mismos y a valorar cada detalle de su entorno. Los pequeños se caracterizan por su capacidad de asombro y su curiosidad, por eso los adultos tienen la misión de acompañar estos procesos de exploración e impulsarlos para que alcancen cada meta propuesta. 

De la misma forma, es importante que los jóvenes aprendan a ver la derrota como una oportunidad de mejora; además, es relevante que hablen sobre sus frustraciones con los adultos para que juntos puedan identificar tanto sus habilidades como sus debilidades y así poder fortalecerlas mientras disfrutan el proceso.  

2- No comer de más, ni cerca a la hora del entrenamiento

Lo ideal es consumir un snack que le dé energía y máximo media hora antes. Además, debes prestar atención al tipo de alimentos que consume tu hijo o hija, pues no es recomendable ingerir alimentos ricos en fibra antes de hacer ejercicio porque se digieren lentamente y no podrían aprovechar su energía durante el entrenamiento.

Es recomendable que consuman alimentos ricos en potasio, magnesio, zinc, entre otros minerales esenciales para el funcionamiento del cuerpo antes de cada entrenamiento, pues este tipo de comida ayuda a optimizar sus funciones motoras y cognitivas.  

Niño estirando la mano para tomar una fresa de la mano

Te puede interesar: BMX, un deporte extremo perfecto para el desarrollo infantil

3- Realizar un calentamiento

Estirar los músculos y tendones es primordial para activar los tejidos y darla toda en el entrenamiento. Es importante hacerlo porque aumenta la elasticidad de los músculos y acondiciona el cuerpo para la carga física que conlleva el ejercicio. Además, disminuye la probabilidad de sufrir lesiones, dolor post entrenamiento y dolor articular.

Dentro de los beneficios del calentamiento también se pueden resaltar el aumento del flujo sanguíneo, lo que ayuda a la eliminación de dióxido de carbono y el transporte de oxígeno en el cuerpo. 

4- Hidratarse constantemente sin excederse

 Conocemos la importancia de mantener nuestros niveles de agua a lo largo del día; sin embargo, no es bueno beberla excesivamente antes de entrenar porque el estómago se llena y causa malestar.

5-Dormir bien

Expertos afirman que los niños necesitan más tiempo para descansar y recuperar su energía. Dormir bien antes de cada entrenamiento es vital para que los más pequeños no se lesionen, rindan al máximo y se recuperen con rapidez.

Estudiante de Athlon descansando sobre el piso

Los buenos hábitos se cultivan cada día. Enséñale a tu hijo la importancia de ser constante mientras cuida su cuerpo y su mente. 

 

Continúa leyendo: La importancia de hacer deporte en el desarrollo de los niños

330 Views0