Niños de Athlon jugando en sala de divertimento
Que las vacaciones no le hagan perder el ritmo a tu pequeño. Insiste para que entrene en esta navidad

De seguro, como padre o madre has visto la dedicación y el esfuerzo que tu hijo o hija hace diariamente para alcanzar sus objetivos académicos y deportivos. Sabes que el camino que ha recorrido y que lo ha llevado a las grandes competiciones ha sido fruto de su perseverancia y disciplina.

Las vacaciones son anheladas por la mayoría de niños, pues es el momento perfecto para hacer actividades diferentes, compartir en familia, jugar con sus mascotas y amigos, conocer nuevos lugares, acumular recuerdos especiales, entre otras. Además, cabe resaltar que son necesarias para que recarguen energías e impacte positivamente las diferentes dimensiones en las que están sumergidos.

 

Ayúdale a mantener el ritmo

Debido a que su rutina cambiará en esta época y de seguro tendrán mucho tiempo libre, es importante que tu pequeño continúe con sus hábitos saludables para que no pierda capacidad respiratoria, cardiovascular, digestiva y muscular.

En este proceso, los padres y madres juegan un papel fundamental, pues son quienes muchas veces contagian el interés y la pasión por el deporte a sus hijos. La clave es mostrarles, desde su corta edad, lo divertido y saludable de practicar un deporte. Recuerda que las prácticas que se cultivan en la infancia tienden a mantenerse en la vida adulta.

Sé un ejemplo para ellos. Lo ideal sería que él o ella se sientan acompañados y observen cómo comparten juntos su pasión por el deporte. No busques excusas, recuerda que nunca es tarde para realizar deporte en familia mientras gozan de una vida saludable.

 

Te recomendamos: La influencia de padres y madres en el compromiso deportivo de sus hijos e hijas

 

¿Qué pasa si abandona la actividad física durante las vacaciones?

Niños y niñas de Athlon jugando bolos

Desafortunadamente, abandonar un hábito deportivo es más fácil que ganarlo. Cuando lo deja para luego, pasan los días y, cuando decide retomar, se da cuenta de que se convirtieron en semanas, o quizá meses, en los que se perdió todo el esfuerzo que había realizado cuando estaba activo en su deporte favorito.

Tal pérdida se evidencia, por ejemplo, a la hora de conciliar el sueño, pues le costará más y será de menor calidad. De otro lado, su optimismo y entusiasmo también pueden verse afectados, pues ya no liberará la misma cantidad de endorfinas y, por tanto, perderá energía.

En suma, su capacidad respiratoria, la eficiencia del sistema cardiovascular y su masa corporal también tenderán a reducirse.

 

Te puede interesar: 7 actividades para hacer con los niños en vacaciones en casa

 

Consejos para que tu hijo o hija no abandone su entrenamiento

Manzana sobre libros, al lado de colores y dados con letras

  1. Asocia la práctica deportiva con diversión y no se lo impongas como si de un deber se tratara. Por tanto, no debes usar castigos o sanciones en caso de que no se sienta motivado para hacerlo.
  2. Socializa con ellos los beneficios y desventajas de dejar de realizar actividad física. Muéstrale el camino que ha recorrido e impúlsalo para que siga trabajando fuerte.
  3. Establece una rutina, ojalá en familia, para mantenerse activos y realizar deporte juntos para que sea más divertido.
  4. Recuerda la importancia de mantener una alimentación balanceada durante las vacaciones.

Alienta a tu pequeño a vivir un día a día saludable, incluso en época de vacaciones, y asegura su óptimo desarrollo físico y mental.

 

Continúa leyendo: Conoce los beneficios de la natación en niños y niñas

 

226 Views0