Grupo de niños de en una salida de recreación con Athlon Academy
385 Views

Los juegos al aire libre son clave para compartir momentos en familia y, a su vez, mantener la actividad física durante las vacaciones. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños y adolescentes deben realizar mínimo 60 minutos de ejercicio al día. En este sentido, los juegos al aire libre son el aliado perfecto para mantener la actividad física durante estas vacaciones, contribuyendo al bienestar de los más pequeños. 

Los juegos en espacios abiertos permite a los niños estar expuestos a la luz solar, favoreciendo la síntesis de la vitamina D, un elemento esencial para el fortalecimiento de la salud ósea y el sistema inmunológico. Por eso, te contamos sobre algunas actividades para disfrutar al máximo la temporada de receso escolar. 

También puede interesarte: Cuatro actividades familiares para disfrutar las vacaciones. 

Juegos al aire libre para toda la familia 

Niños de Athlon Academy en ejercicios al aire libre en una cancha deportiva

1. Fútbol: la actividad preferida por todos 

Es uno de los deportes más practicados en el mundo, y a su vez aporta múltiples beneficios para la salud y el desarrollo emocional de quienes los practican. Por ejemplo, está indicado para los pequeños que son hiperactivos, ya que les ayuda a adquirir disciplina y concentración. Por lo tanto, el fútbol es uno de los juegos que no puede faltar en tus vacaciones. 

2. Baloncesto: un deporte para mover todo el cuerpo 

Este juego les permite a los pequeños ejercitarse activamente al aire libre, brindando beneficios, como aumentar la resistencia, desarrollo de habilidad locomotriz, velocidad, mejora en los reflejos y resistencia muscular. 

3. Ciclismo: pedalea al aire libre 

Andar en bici es una actividad de bajo impacto y saludable para hacer en familia, brindándoles a los más pequeños beneficios, como el fortalecimiento en el desarrollo de sus pulmones y corazón, aliviando el estrés que puedan tener. 

4. Diviértete saltando la cuerda

Saltar la cuerda es vital para que los niños establezcan metas personales, como aumentar el número de saltos o realizar trucos más avanzados, lo que fomenta la disciplina. Además, esta actividad física aporta otros beneficios como la generación de resistencia y flexibilidad. 

5. Caminata: descubriendo la naturaleza con cada paso

Salir una tarde a caminar es el plan perfecto para que los niños descubran nuevos lugares. Además, brinda beneficios como mantener el equilibrio al dar pasos, al cambiar de dirección y favorece la capacidad pulmonar.

Al practicar algunos de estos juegos al aire libre, los pequeños tienen la oportunidad de conectarse con la naturaleza, lo que contribuye a su bienestar emocional, reduciendo sus niveles de estrés. Mientras que, desarrollan habilidades sociales y fortalecen los vínculos familiares. 

Continúa leyendo: La psicología deportiva infantil, un eje fundamental para la formación integral de los jóvenes.